2010/01/19

Usurpación de personalidad


—¿Qué pasa, amigo? ¿No se encuentra bien?

Aquel joven parecía deprimido, o más bien preocupado, un poco borracho, con los brazos sobre la barra. Levantó la cabeza y me miró un poco sobresaltado.

—¿Qué quiere? ¿Le conozco?

—No. Me parece que no, pero al verle he pensado que tendría mal de amores.

—No creo que eso sea de su incumbencia.

—Cierto.

Lo dejé estar. El camarero vino a atenderme.

—Champán, por favor, champán para todos —dije muy alegremente—. Es broma. Una caña, por favor.

—Se ve que eres muy gracioso.

—Estoy de buen humor.

—¿Se puede saber por qué?

—No es asunto de tu incumbencia—reí—. Es otra broma. Me llamo Jorge, vengo mucho por aquí, y ya me conocen. A ti no te había visto nunca.

—Estoy de camino. Me han dejado un apartamento aquí cerca. Y dime, ¿por qué este buen humor?

—Me han echado del trabajo.

—Muy buena esta —dijo con una sonrisa.

—No me has dicho cómo te llamas.

—Rafael, pero puedes llamarme Rafa.

—Encantado. Y si hay algo que te aflija, me lo puedes contar. Ya en un primer momento he visto que te pasaba algo.

Antes de contestar se me quedó mirando fijamente, supongo que considerando por mi expresión si era merecedor de su confianza. Yo no hubiera insistido, pero él se soltó, nos sentamos en una mesa y me contó una sorprendente historia.

—Mi preocupación es máxima. Me han usurpado la personalidad en internet y alguien se ha apropiado de todos mis escritos. Ha cambiado las claves de mi correo electrónico y participa con mi nick en los mismos foros que acostumbraba yo, respondiendo a los comentarios que a mí se dirigían.

—Es sorprendente. ¿Lo has denunciado?

—Sí, por suerte, mi obra más importante la había registrado y tengo un documento oficial que demuestra mi autoría. Pero parece ser que la justicia no es demasiado eficiente. Este hacker no tiene ningún respeto y ha publicado la novela en diferentes empresas de impresión por pedido.

—No estarás hablando de “El enigma de la cacatúa”.

—Sí, yo soy el autor.

—Caramba. He oído decir que está muy bien.

—Parece ser que se vende bien. Se han podido paralizar las cuentas y retirar la novela de algunas editoriales, pero aún hay países que hacen caso omiso.

—Lo siento mucho, es una gran injusticia.

—Tampoco tanto. Una importante editorial ya se ha ofrecido a publicarla. Dentro de seis meses saldrá a la calle.

—Enhorabuena. Esto es para estar contento.

—Supongo que sí. La verdad es que sin el revuelo que ha habido y el interés que la prensa ha demostrado en este asunto, mi novela estaría aletargada esperando un lector.

En ese momento entraron en el bar dos policías acompañados por un señor mayor abrigado con una larga chaqueta de piel y se acercaron a nosotros.

—¿Rafael Homar?

—Para servirle.

—Haga el favor de acompañarnos.

Fin

23 comentarios:

  1. No, es solo una fantasía que me rondaba la cabeza, un simple reflejo de frustración.

    Gracias, Soler

    ResponderEliminar
  2. Excelente relato, Rafael. Me ha gustado bastante. Ese final inesperado que te deja pensando unos instantes... es de mi agrado.
    Te sigo leyendo.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  3. Me dejo pensando bastantin... Incluso lo tube que leer 3 veces...

    Pero me gusto :)

    ResponderEliminar
  4. Muy amable, Castorin. Es un pequeño cuento, que sin mucha ambición, expresa algo importante y a la vez molesto para mí. No sé si lo consideraré un relato. Es un poco más personal.

    Muchas gracias por la visita.
    Saludos
    Rafa

    ResponderEliminar
  5. Hola, Soler. Tal vez le falte claridad, aunque a mi parecer contiene la información necesaria. Supongo tiene que leerse bajo la perspectiva de un escritor frustrado.

    ResponderEliminar
  6. O tal vez simplemente tenia que dejar de distraerme mientras lo leía... (eso paso en la tercera ocasion)

    ResponderEliminar
  7. Dios… Desconcertante por lo menos. Así que el deprimido no era tan víctima como parecía. ¿Era un clon? ¿Un doble virtual? ¿Un gemelo malvado? Que cada uno saque sus conclus.

    ResponderEliminar
  8. Andreu, gracias por la visita. Mi intención era insinuar que el usurpador era él mismo. Que todo era una farsa para crear un poco de polémica sobre su novela para despertar el interés del público. Es un pensamiento loco que hubiera gustado de llevar a la práctica.

    Saludos
    Rafa

    ResponderEliminar
  9. Hola, Soler, puede ser que me haya quedado un tanto hermético el relato, gracias por tomarte tantas molestias. Ahora le contestaré a nuestro compañero Andreu sobre la correcta interpretación.

    ResponderEliminar
  10. Hola, Robert, gracias por tus consejos. No me desanimo, eso no, pero a veces me cuesta aceptar el anonimato y el poco interés que está despertando mi novela.

    Yo sigo revisando la novela, creo en ella, pero cada vez tengo más claro que apostar por internet tiene poco sentido. Pensaba yo, ingenuo de mí, que sería un buen lugar para difundirla. Tengo que reconocer que después de más de un año apenas tengo lectores.

    En fin, no quisiera dar pena, sigo revisando y cuando esté impecable probaré suerte en algún concurso.

    Muchas gracias Robert, si bien es frustrante ver el exiguo numero de visitas al blog, es muy grato conocer gente como tú. Te agradezco mucho la compañía.

    Saludos
    Rafa

    ResponderEliminar
  11. Mis saludos, Rafael.
    Desternillante. Divertidísimo. Ah... Ingenioso.
    Ostia, la mejor presentación de una novela. Sí, señor-

    ResponderEliminar
  12. Hola, Igor, un poco de polémica mediática no me vendría nada mal. Ya se me ocurrirá algún día cómo dar la nota, algún suceso espantoso que ponga en primera plana mi novela, una huelga de hambre o algo así. Es broma.

    Un amigo mío, pintor, que le va bastante bien, me obsequió el otro día con estas palabras: "lo que está fuera del mercado no existe". Me alegro mucho por ti, que te editen tu novela y que te la acerquen al público lector. Tu novela, hasta donde he podido leer, es muy buena, tiene alma, talento y está muy bien escrita.

    “El enigma de la cacatúa”, qué decir, es en exceso peculiar y atípica. Va a ser muy difícil que una editorial se interese sin una previa atención del público.

    Ya veremos.
    Saludos
    Rafa

    ResponderEliminar
  13. Querido Rafael,

    mientras hay vida, hay esperanza. Si lo sabré yo. Y si tu novela no encuentra editor siempre puedes hacer lo que propones en tu relato. En el amor, en la guerra y en la búsqueda de editorial todo vale.

    ResponderEliminar
  14. Hola, mi muy apreciada doña María:

    Todavía no he presentado mi novela a ninguna editorial. Yo de lo que me quejo es que la gente no me lee ni gratis.

    A medida que reviso la novela incluyo nuevos capítulos en el blog. Cuando esté completamente revisada ya pensaré qué hacer.

    Muchas gracias por su visita que es capaz de contener mi frustración creciente. Es broma. Soy como una piedra. Bueno no tanto, cada comentario en el blog me supone una gran alegría.

    Un beso

    ResponderEliminar
  15. sta mu bn se ve k tienes sentido de la escritura jeje weno na k yo también tengo un blog y eso en el que escribo se llama: http://laxicaprotegida.blogspot.com weno pasate si kieres besos

    ResponderEliminar
  16. Muchas gracias, Protegida, pasaré a verte.
    Saludos
    Rafa

    ResponderEliminar
  17. debe leerse bajo la perspectiva de un autor frustrado.. me ha gistado esa frase mucho más que el texto en sí.. porque yo soy alguno de esos escritores frustrados con miles de textos a medias y miles de poemas con 4 versosmal puestos... en fin, no doy para mas xD

    ResponderEliminar
  18. Pues no sé por qué estás deprimido, Rafael, tienes una buena novela ente manos y sabes que es buena. La has colgado en Internet y dices que nadie la lee, pero créeme, la gente lee muy poco en Internet, especialmente en un blog. Existe una especie de apuro cuando se está metido en la red. Lo ideal sería poder descargarla completa en formato PDF, pero me temo que entonces te sucedería lo que le pasó al prota de tu cuento, pero de verdad, no autoplagiado.

    Ahora, si no la has presentado aún a ninguna editorial, no veo cómo puedas asumir que tu obra no gustará por ser atípica. Creo que justamente por serlo puede dar el batacazo.

    Y la idea de presentarla a un concurso me parece formidable. Tiene muchas posibilidades, lo digo yo, que he leído buena parte de El enigma de la cacatúa, y me ha encantado.

    Besos!
    Blanca

    ResponderEliminar
  19. Hola Rafael,
    He participado en esta experiencia de "escuchar el post". Se hace un poco rara la voz robótica.
    ¿Por qué no lo grabas con tu propia voz? O en los siguiente, o en alguno. Sería grande.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  20. Rafa, ¡el cuento está genial!

    Abrazos,
    Esther

    ResponderEliminar
  21. Hola, Juan Carlos, bienvenido al club. Pero permíteme asegurarte que yo estoy más frustrado que tú. Mi frustración es máxima. Imaginate que pensaba poder pasarme el día haciendo el huevo y tengo que ir a trabajar como todo el mundo. No hay justicia.

    Bueno..., la lucha continua, todavía no me doy por vencido y te recomiendo hacer lo mismo.

    Gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  22. Hola, Blanca, perdoname que haya tardado tanto en responder, pero debía pasar un tiempo para que se me calmase un poco la frustración. Muchas gracias por tus palabras de ánimo, me alegran sobremanera.

    A decir verdad, Blanca, paso de concursos, de editoriales y de tener que ir por el mundo intentando vender la moto. No es mi estilo. Creo sinceramente que mi novela puede gustar a la gente, tengo ejemplos de ello, de algunas personas concretas que al parecer han conectado con la novela y me han manifestado su sorpresa, creo que sinceramente. Un compañero, persona aficionada a la lectura y que su opinión la tengo en gran estima, la ha leído tres veces, me dijo el otro día, y eso, como te puedes imaginar es una gran alegría, aunque no compense ni medianamente el esfuerzo que me llevó terminar la novela

    Obviamente a otros no gustará, pero lo que es frustrante es el desinterés. La gente se guía demasiado por los dictados de quienes controlan el mercado y no les interesa nada la obra de un desconocido. Por ahora el enigma es un fracaso y lo que me resulta frustrante es que por esto no tengo ganas de seguir escribiendo.

    Ya veremos. Gracias mil, Blanca, si quieres te mandaré la novela completa por mail, pues de otra formo todo se me hace demasiado complicado.

    ResponderEliminar